Valencia

Qué visitar en Valencia: Ciudad de las Ciencias, Jardines Paseos y más

Valencia

Valencia tiene un antiguo prestigio de luz radiante, vocación marítima y suelo feraz. Asentada sobre una extensa llanura junto al mar, Valencia es el centro de comunicaciones, de actividad cultural, social y comercial de todo el área metropolitana de Valencia, en total más de un millón y medio de habitantes.



Mediterránea por vocación, Valencia es bulliciosa en la diversión y dinámica en el trabajo, el comercio y el crecimiento económico. En Valencia hay vestigios de cultura romana, visigoda y musulmana, y notables ejemplos de todos los estilos y artes de la cultura. En el tramo final del siglo XX se ha dotado de modernas infraestructuras de comunicaciones, financieras, culturales, científicas y de ocio, que le han hecho sobresalir entre las ciudades españolas y europeas.



La relación de monumentos, bienes culturales y museos de Valencia es extensa. Desde la Lonja de la Seda, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, al IVAM, el Museo de Bellas Artes, el Museo del Arroz o el de Concha Piquer, Valencia tiene docenas de centros de interés para el viajero.



LA VALENCIA DEL TERCER MILENIO



Palau de la música



Proyectado por José María Paredes e inaugurado en 1987. Se trata de un edificio de arquitectura vanguardista, un recinto acristalado de gran originalidad que mira a los Jardines del Turia. Escenario por excelencia en el que se han dado cita los más prestigiosos directores e intérpretes del panorama musical internacional.



Ciudad de las Artes y las Ciencias



El mayor complejo de ocio cultural de Europa. Un espacio único para aprender divirtiéndose con el arte, la ciencia y la naturaleza. Enclave de vanguardia, donde la arquitectura es protagonista, con las aportaciones de Santiago Calatrava y Félix Candela.



La puerta de entrada a la Ciudad de las Artes y las Ciencias es L'Umbracle, un paseo ajardinado donde la naturaleza, el cielo y el agua forman un novedoso conjunto arquitectónico de pausada y delicada belleza.



El complejo consta de cuatro partes diferenciadas: El Museu de les Ciencies Príncipe Felipe, diseñado para albergar exposiciones temáticas permanentes e itinerantes relacionadas con el mundo científico y la tecnología de vanguardia. L´Hemisfèric, concebido para que el espectador experimente las atractivas sensaciones ofrecidas por la última tecnología en imagen y sonido, Planetarium, cine IMAX y Laserium, en un mismo espacio. L'Oceanogràfic, espectacular soporte de divulgación de la vida marina, en sus facetas más variadas. El Palau de las Artes, destinado a la creación y difusión de las artes escénicas.



Palacio de Congresos



Un hito en la historia de la arquitectura valenciana, obra de Sir Norman Foster. Un emblemático recinto cuya belleza y simbolismo hacen de él un modelo de arquitectura contemporánea insignia para la ciudad. un edificio singular que se caracteriza por su funcionalidad, una tecnología y equipamientos vanguardistas, una orientación óptima y una integración adecuada entre el edificio y el paisaje.







Valencia - Historia

Un poco de historia


La ciudad de Valencia tiene una historia de más de veintiún siglos, que se remonta a su fundación romana, el 138 antes de Cristo. Consiguió tener cierta importancia estratégica en tiempos de Augusto. Si en el siglo VI Valencia se unió a los destinos de la España visigodas, a partir de 714 se consolida sobre su suelo el dominio musulmán, que se extenderá hasta la llegada de Jaime I, a excepción de un período de ocho años, al filo del año 1100, como fruto de la presencia del Cid Campeador.



Si en tiempos árabes Valencia fue sede de un importante taifa, el rey Jaime reservó para ella la capitalidad de un Reino fundado sobre leyes e instituciones nuevas. La agricultura y el comercio fueron los fundamentos de la riqueza valenciana. Nacieron instituciones forales de gran importancia, como el "Consolat del Mar" y la "Taula de Canvis". "El Llibre dels Furs" fue el regulador de la vida jurídica del nuevo Reino mientras la ciudad comenzaba a crecer sin cesar. La Valencia del XV, que comerció con todo el Mediterráneo, levantó la Lonja de la Seda y una gran catedral.



Apartada del comercio con América, la ciudad vio hundirse su economía agrícola a partir de la expulsión de los moriscos, en 1609. Después, en 1707, con la posición que adoptó el Reino en la Guerra de Sucesión y la derrota en la batalla de Almansa, éste perdió los viejos Fueros.



La seda supuso, en el siglo XVIII, el renacimiento de su economía y de sus artes. Después, tras las convulsiones de la Guerra de Independencia, llegaron las del siglo XIX, con las guerras carlistas, la sublevación cantonal de 1873 y, finalmente, la modernización derivada de la alternancia de los partidos tras la Restauración.



El principio del siglo XX y la Exposición Regional de 1909 fueron momentos de fulgor. Después, en la guerra civil, Valencia fue capital de la República Española, sede del Gobierno y de las Cortes, desplazados desde Madrid. Una dura posguerra y la larga dictadura dieron paso a la recuperación de la democracia y a la implantación del estatuto de autonomía. En los últimos 25 años, todas las administraciones han procurado mejorar con esfuerzo la ciudad, que se ha modernizado muy especialmente en los últimos diez años del siglo XX.






Valencia - Jardín Botánico

Jardines


JARDINES DEL REAL - VIVEROS



Situados en el lugar que ocupaba el Palacio Real. A lo largo de este siglo, los jardines se han ido repoblando y embelleciendo y constituyen uno de los lugares preferidos de los valencianos en las soleadas mañanas de domingo.



En las noches de verano, una gran explanada central se convierte en improvisado auditorio de conciertos -especialmente durante la Feria de Julio- y, en primavera, sus caminos se llenan con las casetas de la Feria del Libro y otras manifestaciones culturales.



El zoo de Valencia está instalado en el interior de estos jardines, con ejemplares de orangutanes, felinos, jirafas, pájaros de colores y otras especies animales.



Parque Gulliver de Valencia

PARQUE GULLIVER



En el antiguo cauce del río Turia, los más pequeños tienen la diversión garantizada con el complejo infantil Parque Gulliver, el gigante convertido en toboganes, con una maqueta de la ciudad en su interior y rodeado por un minigolf, ajedrez gigante, pistas, rampas de patinaje y un sinfín de juegos para disfrutar entre jardines en plena ciudad.



JARDÍN BOTÁNICO



Inaugurado en 1802 bajo las directrices de Antonio José Cavanilles, es uno de los jardines botánicos más completos e interesantes de Europa. Contiene cientos de especies y variedades de árboles, arbustos y palmeras procedentes de todas las partes del mundo.



JARDINES DEL RIO TURIA



Diversos tramos de jardines han sustituido al Turia, que ahora discurre por las afueras de la ciudad. El antiguo cauce de este río que surca y divide Valencia, invita a recorrerlo, a pie o en bicicleta, y a emplear sus instalaciones deportivas. Y también a buscar otras alternativas para el tiempo de ocio, porque este espacio acoge, además, al Palau de la Música, en su mismo foso, y siguiendo su camino hacia el mar, la Ciudad de las Artes y de las Ciencias.



JARDINES DE MONFORTE



Forman parte del Tesoro Artístico Nacional y están considerados como unos de los más bellos de España. En estilo neoclásico aunque con aspectos románticos, destacan bellas esculturas italianas, estanques, surtidores con grupos de amorcillos y el palacete o el pabellón de descanso. Guardan la entrada al palacete dos leones esculpidos en mármol de Carrara.





Valencia - Gastronomia

Gastronomía


La gastronomía valenciana se deriva de una cocina generosa, sencilla, variada, imaginativa y muy natural. Una visita al Mercado Central sirve para entender la feracidad de la tierra, la atractiva variedad de los colores y la sensualidad de cien aromas superpuestos.



Valencia es la cuna indiscutible del plato internacionalmente más extendifo y famoso: la paella. Un plato que, por tradición, han guisado los hombres. Esto es así porque la paella viene del campo, donde se elabora según un viejo ritual, con la liturgia de la leña, el sofrito y el hervor.



El arroz es el centro de la cocina valenciana, existiendo magníficos, suculentos y variados arroces: melosos, caldosos o secos, al horno y "a banda". El caldo se prepara aparte, con el pescado menos bonito pero el más suculento. Ese mismo caldo se puede utilizar para la paella, o bien para preparar una deliciosa fideuá, un plato similar a la paella, pero preparado con fideos, en lugar de arroz.



Fuera de los arroces, la cocina valenciana es muy variada. Convendría señalar la personalidad de "all i pebre", una salsa a base de pimentón, ajos y aceite, que sazonará un guiso de anguilas y patatas.



Todos estos platos pueden ser regados por los vinos blancos del Alto Turia y la Serranía o por los tintos de Requena, Utiel y Campo de Líria. Todos ellos, excelentes vinos con Denominación de Origen propia.



En el campo de los postres, el recuerdo del pasado árabe aparecerá en cada creación. El azúcar y la almendra, los piñones y las pasas crearán sabrosas alianzas con la canela y el anís. El "arnadi" y la horchata con "fartons" encabezan el catálogo tradicional. Para brindar es típica el "agua de Valencia", bebida a base de zumo de naranja y cava.






Valencia - Ciudad de las Artes y las Ciencias

Ciudad de las Artes y las Ciencias


La Ciutat de les Arts i les Ciències de Valencia es en sí misma un espectáculo para los ojos.



Los edificios que componen este imponente centro de ocio y cultura, diseñados por Santiago Calatrava, ofrecen una imagen vanguardista que nos adentra en el siglo XXI.



L'Hemisféric ofrece películas de cine Imax de última generación, planetario y un innovador espectáculo láser.



El Museu de les Ciències "Príncipe Felipe" es un edificio espectacular que alberga motivos y exposiciones científicas interactivas en las que el visitante puede tocarlo todo y convertirse en protagonista de experimentos curiosos.



En l'Oceanogràfic se dan cita todos los ecosistemas del mundo, con sus habitantes animales y vegetales.



Las mejores representaciones de ópera, conciertos y espectáculos escénicos se contemplarán en los auditorios que albergan el Palau de les Arts, con su espectacular forma ovalada y gigantesco diseño.





Artesanía


Los comercios tradicionales aportan un encanto especial a las calles del centro de la ciudad donde se pueden encontrar platerías, librerías o tiendas de antigüedades, en las que se puede adquirir todo tipo de artesanía propia de la ciudad. Los tradicionales abanicos pintados a mano y confeccionados con varillas de marfil tallado o maderas exóticas, especialidad de la artesanía valenciana, es uno de los artículos más destacado.



Es precisamente la madera trabajada la que se usa también para la producción de todos tipo de elementos artesanales como guitarras o castañuelas, entre otros. Actualmente la tradición en el tratamiento de la seda y la marroquinería se han adaptado a la artesanía fallera y han encontrado así una salida floreciente para la actividad. Del mismo modo, abundan las tiendas especializadas en productos elaborados con ganchillo o mimbre en las que se muestran artículos de todo tipo, desde textiles a muebles artesanos.



Por otra parte, en Valencia destaca la producción cerámica dentro de los productos tradicionales más antiguos de la ciudad. La alfarería y la porcelana típica de la ciudad y de los municipios de la provincia tiene como principal exponente la elaborada con tonos azules sobre color blanco, de especial belleza por los reflejos metálicos que simula. Cabe mencionar la artesana confección de trajes de valenciana con excelentes bordados.